Saltar al contenido

Lo que debes tener en cuenta a la hora de alimentar a tu Pug

La alimentación de nuestro perro es un punto crucial para mantener su ánimo, belleza y salud. La manera en que el perro se nutre es la clave para que goce de buena salud.

  • Déjale siempre agua fresca a su disposición.
  • A la hora de elegir entre una dieta seca (perrarina o húmeda (latas) es más aconsejable la primera, ya que ayuda a mantener una dentadura sana y libre de sarro, y suelen tener una composición más equilibrada. Si el perro se cansa de la perrarina, una posible solución es mezclarlo con un poco de comida enlatada (dieta semi-humeda) o cambiar de marca.
  • Si cambias la dieta hazlo siempre de forma progresiva.
  • En el envase te indican las cantidades adecuadas según el peso y la edad del perro, pero las necesidades de cada perro pueden variar en función, por ejemplo, del ejercicio que realice.
  • El aporte de nutrientes que necesita un cachorro y un perro adulto no es el mismo. Existen muchos productos elaborados para cachorros
  • Si el perro tiene necesidades especiales, ya sea por sobrepeso, muchos años, alergias, enfermedades cardíacas, embarazo… pregunta a tu veterinario, existen productos alimenticios específicos para cada problema.
  • Sobre todo en esta raza se debe evite la sobrealimentación. Deberemos seguir estrictamente a las normas de no dar alimento entre comidas.
  • Es conveniente, que coman siempre a la misma hora y en el mismo lugar.
  • Siempre deben tener agua fresca y limpia para beber.
  • Los huesos les encantan y son buenos para afilar y fortalecer los dientes. Solo dale huesos redondos de res.
  • Elige siempre el alimento balanceado adecuado para la edad y actividad física del animal
  • Si le das otro tipo de alimentación, la misma debe ser rica en carne magra (de pollo o vacuna), verdura y cereales. Complementa esta dieta con vitaminas y calcio.
  • El recipiente donde coloques la comida debe estar limpio y no es conveniente que el alimento permanezca en su plato por más de 30 minutos.
  • Si lo alimentas de noche, ofrécele el alimento unas 2 o 3 horas antes de que el Pug acostumbre a dormirse.

pug

Algunos “NO” por el bien de tu Pug, en relación con la alimentación incluyen:

  • No dar huesos de pollo, lechón, cordero o conejo, son huesos pequeños y que se pueden astillar, provocando daño en la garganta y en el estomago, y hasta causarle la muerte si son perforaciones muy importantes. como en el tracto digestivo o pudieran provocar compactación en los intestinos.  Si puedes dale huesos redondos de vaca, que les sirven de juguetes y le limpian y fortalecen los dientes. No se deben considerar como ayuda en la limpieza dental; algunos dueños creen que el masticar huesos ayudará a prevenir el sarro dentario, cuando el consumo de huesos comerciales, hechos de cuero crudo tienen el mismo propósito, y sin ningún riesgo para el perro.
  • No alimentes con vegetales voluminosos. La adición de vegetales a la dieta del perro es innecesaria y quizás destruya el balance de la dieta. Esta consideración es aceptada medianamente, ya que algunos creen necesario suplir la dieta con vegetales sencillos por aquello de proveer la dieta de fibra.
  • No dar albúmina (parte blanca) de huevo cruda, ya que esto contiene una enzima que destruye la biotina que es una vitamina esencial.
  • No le des leche a perros adultos, puede causar diarreas.
  • No darle restos de comidas, la comida humana suele contener mas cantidad de grasa y los condimentos pueden causar severas molestias.
  • No darle comidas entre horas, pescado crudo, chocolate o dulces y embutidos (chorizos, salames, etc)
  • Evitar comprar los sobrantes de carnicería ya que tienen bajo aporte nutricional y mucha grasa.

Consejos finales

Después de comer, es mejor que el animal esté tranquilo y no hacerlo correr o trabajar. Si nota que en el verano el perro no termina su ración diaria, ofrézcale un poco menos y no se preocupe, el calor tiende a mantener a los perros más inactivos. Lo contrario ocurrirá en las épocas de más frío.

Ten siempre en cuenta estos consejos, y si tienes dudas acude a tu veterinario para asesorarte mejor sobre una alimentación adecuada para tu perro.

Fuente: micarlino.com