Saltar al contenido

Educación básica para Pugs

Puede enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades allá donde usted elija, pero el lugar debe ser adecuado. Debería tener en cuenta desde el principio que, cuando su cachorro tenga edad como pasear por los lugares públicos, todos sus excrementos deben ser recogidos al instante. Tendrá que llevar siempre consigo una pequeña bolsa de plástico o algún otro utensilio para recoger las heces.

educaci

El adiestramiento para que haga sus necesidades fuera de casa supone superficies tales como la hierba, la tierra y el cemento. El adiestramiento dentro de casa generalmente implicará el uso de papel de periódico.

Cuando esté decidiendo qué superficie y qué sitio quiere que use su Pug, asegúrese de que vaya a ser siempre el mismo. Enseñar a su perro sobre hierba y después cambiar de opinión a los dos meses es algo extremadamente difícil tanto para el perro como para el propietario.

A continuación escoja la orden que usará cada vez que que quiera que su cachorro haga sus necesidades. “Hazlo” y “lavabo” son ejemplos de órdenes comúnmente usadas por los propietarios de perros.

Antes de sacarle fuera, adquiera el hábito de formularle en forma de pregunta la orden que haya escogido para que él haga sus necesidades. De esa manera, cuando sea adulto, será capaz de determinar si quiere salir cuando se lo pregunte. La confirmación serán los signos de interés, que mueva la cola, que mire atentamente, ir hacia la puerta, etc.

El cachorro necesita hacer sus necesidades después de las sesiones de juego, después de cada comida, tras haber dormido y en cualquier momento que indique que está buscando un lugar para orinar o defecar.

Los músculos de los tractos urinario e intestinal de los cachorros muy jóvenes no están completamente desarrollados. Así pues, al igual que los bebés humanos, necesitan evacuar con bastante frecuencia.

Lleve fuera a su cachorro frecuentemente (cada hora en el caso de uno de ocho semanas, por ejemplo) y siempre después de que haya comido o dormido. Cuanto mayor sea el cachorro, menor frecuencia necesitará para hacer sus necesidades. Finalmente, cuando sea un adulto maduro y sano sólo precisará de tres a cinco salidas diarias para ello.


Problemas con el papel:

Nunca recubra el área donde duerme su cachorro con papel de periódico. Las camadas de cachorros son, generalmente, criadas sobre este tipo de papel y, una vez en su casa, el cachorro lo asociará inmediatamente con hacer sus necesidades. Nunca ponga papel en ningún lugar mientras le esté educando, ya que esto confundiría al cachorro. Si le está adiestrando para que haga sus necesidades sobre papel de periódico, uselo SÓLO en su área correspondiente. Finalmente, restrinja su consumo de agua después de las comidas. Ofrézcale unos lametones cada vez. Nunca permita que un cachorro joven se atiborre de agua después e las comidas.


Consejo para el adiestramiento:

– No lleve a su Pug en brazos a la zona donde hace sus necesidades. Llévele allí con su correa o, mejor todavía, anímele a seguirle hasta allí. Si empieza a llevarle en brazos hacia ese lugar, quizá acabe llevando a cabo esta rutina siempre y su perro tendrá la satisfacción de haberle adiestrado a USTED.

– Los perros harán cualquier cosa para que se les preste atención. Si le da una recompensa cuando él esté tranquilo y descansando, conseguirá tener un perro con buenas maneras. Si, por el contrario, saluda a su perro muy animadamente y le anima a luchar y a jugar, el perro le dará la bienvenida de esa misma forma y tendrá entre manos a un perro hiperactivo.

– Los perros perciben los estados de humor y las emociones de su amo. Use su voz con inteligencia cuando hable con su perro. Nunca le levante la voz a no ser que esté enfadado e intente corregirle. “Ladrarle” a su perro puede volverse tan sin sentido como lo son para usted los ladridos entre perros. !Piense antes de “ladrar”!

– La hora de la comida debe ser un momento tranquilo para su cachorro. No coloque sus recipientes para la comida y el agua en zonas de la casa muy concurridas. Proporciónele, por ejemplo, su propia esquina en la cocina donde pueda comer sin ser molestado y que no esté entre los pies de las personas. No permita que los niños ni nadie le interrumpa mientras él esté comiendo.

Fuente: micarlino