Saltar al contenido

Alimentos light para Pugs con sobrepeso

Cuando se cocina para un perro con sobrepeso, se deben conocer las proporciones de ingredientes que se han de emplear en los guisos. Juan Antonio Aguado, veterinario y profesor de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, señala que las cantidades aproximadas son las siguientes:

  • Carne: entre el 40% y el 50%.
  • Verdura: entre el 20% y el 30%.
  • Arroz o pasta: entre el 20% y el 30%.

Por cada kilogramo de comida casera preparada, entre 200 y 300 gramos deben corresponder a arroz o pasta cocida (macarrones, fideos); entre 400 y 500 gramos, a carne magra (sin grasa) -pollo, pavo, vacuno y pescado azul o blanco-; y entre 200 y 300 gramos, a verduras.

Un perro obeso necesita ingerir una mayor proporción de verduras y algo más de carne, que le proporciona proteínas y evita la reducción de masa muscular durante la pérdida de peso. También es conveniente incorporar al guiso una cucharada sopera de aceite de oliva o maíz, rico en ácidos grasos esenciales y vitamina E.

Una dieta casera para perros con sobrepeso reduce las calorías de un modo saludable

Con los porcentajes reseñados, la cocina casera para el perro obeso resulta sabrosa y “aporta cerca de un 30% menos de calorías” que con los hidratos de carbono, explica Aguado. A continuación se proponen cinco recetas de comida casera y light para el perro, guisos ligeros y nutritivos para alimentarle en caso de sobrepeso.

puggrod

Receta 1. Pasta con ternera y zanahorias para el can

Esta sencilla receta exige cocinar por separado los ingredientes. Para ello, se cuece la pasta (macarrones o fideos) y, por otro lado, se cuecen las zanahorias y se cocina la carne magra de ternera, bien a la plancha o cocida. Es preferible que la pasta quede un poco pasada, en lugar de estar dura o al punto.

Se corta la carne en trozos pequeños (tamaño dado) y las zanahorias en rodajas finas y se añaden ambas a la pasta. Una vez que el guiso está listo, se agrega una cucharada de aceite de maíz y una pizca de sal yodada. La receta ha de quedar sosa para nuestro gusto.

Receta 2. Arroz con pescado blanco, puerros y patatas

Se cuece el arroz hasta que quede un poco pasado y algo caldoso. Por otro lado, se retiran con cuidado las espinas de una porción de pescado blanco, como merluza, y se cocina a la plancha.

Los puerros y las patatas se cortan en trozos que no sean muy grandes y se cuecen junto con el arroz o aparte.

Receta 3. Pollo light con verduras y arroz para el can

Se cocina el pollo sin grasa a la plancha y se cuece el arroz junto con las verduras, cortadas en trozos de tamaño mediano: un puñado de espinacas, un trozo de apio (sacia el apetito) y un tomate. El resultado debe ser un arroz algo caldoso, mezclado con las verduras. Por último, se añade una cucharada de aceite de maíz y un pellizco de sal.

Receta 4. Jamón york con fideos y verduras para el perro

Se cuecen los fideos (gruesos) y, por otro lado, las siguientes verduras troceadas: espinacas, puerro, patata y zanahoria. A continuación, se mezclan los fideos con las verduras y el jamón york troceado. Se añade muy poca sal y se rocía con una cucharada de aceite de maíz.

Receta 5. Pescado azul con arroz y patatas

El pescado azul, como el atún, es rico en ácidos grasos insaturados omega 3 y omega 6, por lo que esta receta aportará al perro esos nutrientes que, entre otras cosas, ayudan a mantener sus arterias sanas.

El modo de elaboración es el siguiente: se cocina el atún fresco a la plancha con unas gotas de limón, se cuecen las patatas troceadas junto con el arroz, o bien cada ingrediente aparte, y se mezcla el pescado con la patata y el arroz. Al final, se añade poca sal y una cucharada de aceite de maíz.

Raciones y complejos nutritivos para el perro

Las raciones de los guisos caseros para el perro deben ser proporcionales a su peso. De esta manera, un perro obeso de unos 20 kilos debe ingerir entre 800 gramos y un kilo de comida casera, preparada según estas recetas. Esta cantidad se debe repartir en dos o tres raciones diarias, de forma que el perro coma en el desayuno, comida y cena.

Los guisos caseros se complementan con levadura de cerveza. Esta supone una fuente natural de vitaminas y aminoácidos para el perro. La levadura de cerveza se puede añadir a la comida o bien administrarla por vía oral. Según el tamaño del can, se le ofrecen entre uno y cinco comprimidos diarios.

Las recetas caseras deben completarse, además, con complejos minerales y vitamínicos, recetados por el veterinario, así como ácidos grasos insaturados omega 3 y omega 6. Las dosis y forma de administración (vía oral o añadido en la comida) dependerán de lo que indique el médico canino.

Fuente: consumer