Saltar al contenido

Aprende cómo prevenir la formación de sarro de tu Pug

Aunque no cepillemos los dientes de nuestros perros como los nuestros, es importante que ellos también tenga buena higiene bucal, por ello esto no significa que no debamos estar pendientes de ellos, a demás, suele pasar que a partir de los 6 años de nuestro Pug (y de otros perros), estos lleguen a presentar problemas en su dentadura.

Uno de los problemas más frecuentes es la aparición del sarro. Es una afección que ocurre cuando la placa bacteriana se acumula en los dientes. Estas bacterias comienzan a alimentarse de los minerales de la comida que se queda incrustada en la dentadura, pero esto se puede evitar.

No solo el aliento de los perros se vuelve desagradable, sino que también su dentadura se ve bastante descuidada y sucia. Si a tu Pug le duele la boca al comer y tiene mal aliento, deberás acudir a su veterinario para descubrir que pasa y le hagan así una limpieza.

Aunque el sarro es una afección leve, no deja de ser peligrosa ya que si no se trata a tiempo, esta puede provocar la caída de los dientes ¿Por qué? Por el de desarrollo de la placa bacteriana, la cual destruye el tejido que une los dientes a las encías.

Cuida su dieta

Para evitar la aparición del sarro, la alimentación juega un papel importante.

Los perros pequeños llegan a ser a veces lo más afectados y esto también si están mal acostumbrados a comer todo tipo de carne o comida casera.

Puedes utilizar un cepillo de dientes para perros y pasta dental especial para ellos (puedes comprarlos en cualquier tienda de animales) y utilizándolo unas 2 ó 3 veces por semana, será suficiente para prevenir el sarro. Claro está que debemos acostumbrar al Pug, así que si tiene pocos meses de edad, podemos comenzar a habituarlos a ello utilizando nuestro dedo.

Otra opción es comprarle los huesos limpiadores, así como juguetes que le sirvan para masticar, ya que estos suelen ser beneficiosos y evitan que se acumule la suciedad en sus bocas. Puedes incorporar a su vez una dieta con alimentos que favorezcan la masticación, por ejemplo, huesos de cuero crudo, galletas o bizcochos para perros.

ug

¿Cómo acabar con el sarro?

Cuando tu Pug presente mal olor en la boca de forma constante, lo ideal es llevarlo al veterinario, ya que puede ser un síntoma de que en su organismo algo no va bien.

Cuando comience a aparar el sarro en sus dientes, ni los huesos ni los cepillos harán que este desaparezca, por ello la único opción, nuevamente, es llevarlo a un especialista en cuidado animal para que le realicen una limpieza bucal o una odontoprofilaxis.

Recuerden que es importante mantener la boca de nuestro Pug controlada para evitar este y otros síntomas más graves.