El celo en las Pugs

Los dueños al obtener una hembra Pug siempre cargan con la preocupación de cómo lidiar con el celo en ellas. Lee nuestros consejos y haz de ello una situación llevadera.

El mayor que ocurre, es el pensar que el celo se limita únicamente al periodo en el que se puede observar algún sangrado, pues esta es solo una de las tres etapas que conlleva el celo. Así que si quieres evitar que tu Pug se emparejé con algún macho, deberás alejarla por al menos una semana luego de culminar su sangrado.

El ciclo hormonal de una perra se puede dividir en 4 fases.

– El poestro: Dura entre 7 y 10 días. En esta fase se hincha la vulva y existen perdidas sanguinolentas. La hembra atrae machos pero rechazará el acoplamiento con ellos.
– El estro: Dura entre 5 y 15 días. Y es cuando la hembra acepta al macho. En esta fase se produce la ovulación, la vulva sigue hinchada pero disminuyen las perdidas e incluso pueden desaparecer.
– El metaestro: Dura entre 110 a 140 días y está marcado por el rechazo de un nuevo acoplamiento. Este período corresponde al de gestación, parto y lactancia en las perras que ya se han apareado
– El anestro: Su duración es variable y corresponde al período de descanso sexual.

¿Qué significa lo anterior? Primero que el celo completo (poestro+estro) puede durar de 20 días a 1 mes. Dos que cuando se acaba el sangrado no necesariamente se ha finalizado el celo, al contrario esto se debe a la ovulación y es la etapa más fértil por lo que debemos seguir siendo muy cuidadosos.

piyg

Datos claves

– La edad del primer celo puede variar. Por lo general en los perros pequeños se presenta alrededor de los 6 meses.
– El celo dura aproximadamente de 20 días a un mes
– Se presenta en 4 etapas. Una de las cuales tiene sangrado, las otras pueden o no presentar sangrado.
– Después del primer celo este se seguirá presentando unas dos veces al año, cada seis meses. Sin embargo, esto puede variar en cada perro por lo que es importante observar su ciclo para poder predecir mejor cuando volverá a presentarse.

Recomendaciones

1. Esteriliza a tú mascota: Si sabes que no te interesa cruzar a tu mascota lo mejor es esterilizarla. Lo puedes hacer incluso antes del primer celo y con ello garantizamos, entre otras cosas, que nunca presente el celo y se evitarán enfermedades del útero como cáncer o tumores.

Para mi esterilizar, tanto en machos como en hembras, es la mejor decisión, pero desde luego es una opinión personal.

2. Supervisa: Si no has esterilizado pero no quieres cruzar a tu mascota la clave está en estar muy atentos a los signos de que ha empezado el celo (sangrado, hinchazón de la vuelva, marcado, etc) y supervisar en todo momento a nuestra perra para que no haya embarazos indeseados.

Se debe mantenerla alejada de perros machos, asegurarnos que esté en un lugar cerrado del cual no pueda escapar o al que puedan ingresar otros perros facilmente. No llevarla de paseo si puede evitarse o hacerlo siempre con correa lo más rápido posible.

Con información de mundopug.com

0
  Comentarios en El celo en las Pugs